Papa nombra obispos para Valparaíso y Rancagua

Tanto Valparaíso como Rancagua eran conducidas hasta ahora por administradores apostólicos sede vacante: en el caso de Valparaíso, por Monseñor Pedro Ossandón, obispo auxiliar de Santiago, y en el caso de Rancagua, por Monseñor Juan Ignacio González, obispo de San Bernardo.

Monseñor Jorge Vega nació en Santiago el 12 de junio de 1957. En 1977 ingresó al Noviciado de los Misioneros del Verbo Divino (SVD). El 22 de diciembre de 1984 fue ordenado sacerdote por el cardenal Juan Francisco Fresno Larraín, arzobispo de Santiago.

El 19 de febrero de 2010 el Papa Benedicto XVI lo nombró Obispo Prelado de Illapel, sucediendo a Mons. Rafael de la Barra, SVD. Fue consagrado Obispo el 17 de abril de 2010 en la Catedral de Santiago por el Cardenal Francisco Javier Errázuriz, Arzobispo de Santiago. Tomó posesión de la Prelatura de Illapel el 30 de abril de 2010, en el 50º aniversario de esa jurisdicción eclesiástica.

Por su parte Monseñor Guillermo Vera Soto nació el 7 de Junio de 1958 en Isla de Maipo. Fue ordenado sacerdote el 12 de Junio de 1982 en la Catedral de Santiago por el entonces Obispo Auxiliar de Santiago, monseñor Manuel Camilo Vial Risopatrón.

El 10 de abril de 2003 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo de la entonces Prelatura territorial de Calama y recibió la ordenación episcopal el 31 de mayo de 2003. El 20 de febrero de 2010 la Prelatura de Calama fue elevada a Diócesis con el nuevo nombre de “San Juan Bautista de Calama” y Mons. Vera Soto fue nombrado su primer Obispo. El 22 de febrero de 2014, el Papa Francisco lo nombró Obispo de Iquique y asumió dicha diócesis el 29 de marzo de 2014.