Sociedad Chilena de Catequetas entrega especial saludo a los catequistas de Chile en este tiempo de pandemia

“Es cierto, estamos viviendo los primeros impactos de esta pandemia, y aún no logramos imaginar todas sus consecuencias. Pero, al reunirnos hace unas semanas, los miembros de SOCHICAT conversamos sobre lo que han hecho algunos catequistas y lo que están haciendo algunas comisiones diocesanas de catequesis. En esta tarea hemos percibido varios signos esperanzadores y algunos preocupantes. Eso queremos compartirlo ahora con los catequistas y encargados de catequesis”, informó la Dra. Loreto Moya, académica de la Facultad Eclesiástica de Teología PUCV.

La profesora comentó que por una parte, ha quedado en evidencia la escasa capacitación digital de algunos catequistas, así como la falta de las condiciones técnicas para contactar a los catequizandos (notebooks, celulares, Wi-Fi, espacio físico, etc.). “Se ha notado la insistencia exagerada por hacer las reuniones bajo el formato de siempre (aunque sea a distancia); por enviar subsidios sólo para leer, o para participar de misas en línea. Con eso pierden la oportunidad de privilegiar la cercanía afectuosa con los catequizandos, para escucharlos con serenidad (en especial sus cuestionamientos a la fe, a la Iglesia y a Dios mismo, que a veces surgen desde la angustia y la rabia), y responderles amablemente desde una fe compartida”, comentó la doctora.

Recomendaciones en este tiempo

SOCHICAT mencionó en su mensaje que en esta turbulenta época de crisis, de amenazas, pero también de oportunidades, es necesario tener en la mente y en el corazón ciertas convicciones, a fin de mantener el rumbo. Estas son algunas: la fe se alimenta también con la oración y la meditación de la Biblia (en tanto la autoridad no permita celebrar Eucaristías); es necesaria la formación constante (no perder ocasión de seguir cursos y capacitaciones sobre la materia); la catequesis es más acompañar que instruir (es muy importante la actitud dialogante y de escucha a los interlocutores tales como son, con sus penas y alegrías) y la fe cristiana tiene respuestas para las situaciones límite de la vida (para eso, será bueno estudiar más cómo la fe en Jesús explica el sentido del sufrimiento, de la muerte y la vida eterna).

Para SOCHICAT la catequesis tiene como punto de arranque el kerygma, es decir, el anuncio alegre e interpelador de Jesús Resucitado, pero para ello los participantes deben utilizar un lenguaje comprensible y se debe además estudiar el profundo cambio sociocultural que vive nuestro país.

De acuerdo, al documento preparado por esta organización va a ser necesario prepararse para una época de grandes desafíos sociales en Chile, ya que dentro de poco se deberá hacer catequesis a personas muy afectadas por la inestabilidad laboral y por las discusiones respecto al probable cambio constitucional.